Facebook Twitter Google +1     Admin

Mitos

20140521225828-1947694-714582691926476-825526666-n.jpg

 

 

 

Lo que nadie nos dijo fue que cuando Eva,

avergonzada de su desnudez,

dejó atrás las puertas del paraíso

se encontró con un niño

que le ofreció un manojo de candelas romanas.

 

En la primera noche sin inocencia

ella las encendió una tras otra.

Viendo chisporrotear la luz

comprendió el sentido de la existencia:

 

Arder.

Iluminar la oscuridad.

 

Gioconda Belli

21/05/2014 18:58 fragancia Enlace permanente. sin tema


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris